jueves, 31 de mayo de 2012

Gratitud

A veces creo que no digo tantas veces "gracias" como debería. Y es un error, porque tengo tanto que agradecer... Cada persona, cada detalle, cada momento tiene su momento de gratitud, que a veces sin que nos demos cuenta nos empuja un poquito más hacia delante, nos da fuerzas que no sabemos o podemos agradecer.

Todos los momentos, absolutamente tienen una carga positiva. Por muy mal que lo estés pasando, por muy mal que se hayan portado, por muy mal que te sientas, siempre hay luz al final del túnel.
Los malos momentos son solo eso, malos momentos, molientes y corrientes en la vida de cada uno, en la que parece que lo que cada uno siente es distinto a lo de los demás. Pero cuando estas en el suelo, lo único que te queda es ir hacia arriba, y de esos malos momentos siempre se aprende. ¿Y donde dejamos el rencor? En ningún lado, de algo malo siempre sale algo bueno, de alguna manera.

Es por eso que no guardo ningún rencor a ninguna persona, porque todas y cada una me han ido formando y las que estén por llegar también me formaran, irán completándome y aprenderé algo de todas y cada una de ellas. La gente va y viene, a veces sin ninguna razón desaparecen, y no por eso dejan de ser mejores o peores personas. Son cosas que pasan. Quédate con lo bueno, que has disfrutado con ellos y que has aprendido. Y sigue siendo feliz, porque la vida pasa volando como para pensar que todo es negro.

De la gente que no me quiere, ni me preocupo, porque esa gente no va a estar para mi en el momento en que la necesite. Y aunque nos engañemos, todos en el fondo sabemos quienes nos quieren y quienes no. Y no es nada malo, no todo el mundo te quiere y los hay incluso quienes te odian. Pero a ellos también, gracias. La vida sería demasiado aburrida si todos nos quisiéramos y nos apreciásemos de verdad.

Gracias a ti por estar ahí, por acompañarme en mi pequeño mundo, en mis delirios, lágrimas y sonrisas. Gracias a ti, que has formado durante un tiempo parte de mi vida. También estas gracias van por ti, por darme la fuerza en los momentos de debilidad. Gracias a ti por sacarme de mis casillas. Gracias por hacerme reir a carcajadas. Gracias por enseñarme que las peores traiciones son las que te haces a ti misma. Gracias por ayudarme a encontrarme en el momento que más perdida estaba de mi vida. Gracias por enseñarme mi lado de maldad, porque aprendí que ese no era mi camino. Gracias por darme esos abrazos que nunca pedí pero que necesitaba. Gracias por estar al otro lado del teléfono. Gracias por organizar todo tipo de eventos para sacarme de casa. Gracias por darme tirones de oreja cada vez que me encierro en mi misma. Por estar al otro lado del ordenador, haciéndome trasnochar de vez en cuando. Gracias a ti, que me haces creer en mi, en que todos podemos si perseveramos.

Y por último gracias a ti, por estar ahí desde siempre, incluso desde antes, por acompañarme, por dejarme alejarme y luego permitirme volver. Por guiar mi vida, mi pensamiento y mi corazón. Por hacer que me ponga a llorar de gratitud, que me sienta pequeñita, por ser mi Norte, mi destino, mi camino. Porque sé que aunque todo me queda grande, me sienta perdida, desubicada, estás siempre ahí sacándome una sonrisa, un soplo. Porque estas en todas partes, en todo y es imposible no darte las gracias. Gracias de corazón.

martes, 15 de mayo de 2012

Y ahora, ¿quien ayuda a España?

Ahora que estamos en el aniversario del 15M, me apetece escribir un poco.
Llaman al movimiento "indignados", pero no creo que el descontento sea solo de este colectivo. Porque esto comenzó como una revuelta social que acogió a todos, de la ideología que fueran, para luchar por un mundo mejor, contra la injusticia. ¿Y al final en que ha acabado? En una demagogia de unos pocos.
Creo que el movimiento que empezó el 15M demostró el descontento de la sociedad que se encuentra en busca de su identidad. Hay una generación entera de jóvenes que están viendo como unos pocos han robado y derrochado dinero público, dinero de todos. ¿Y esto quien lo arregla?

Parece que algunos se quejan de que ahora se este recortando por todos lados, ¿pero quien se quejaba de los 2500€ por bebe que daban? Claro, cuando te compran con dinero, nadie habla. Esos 2500€ se les daban indiscriminadamente a cualquiera que tuviera un hijo, ganase la cantidad que fuera, dicen que para fomentar la natalidad. ¿Alguien se ha quejado de que el alcalde de un pueblo que no supera los 40.000 habitantes gane más de 3000€ al mes? ¿Alguien se ha quejado de los 400€ que dio Zapatero al ganar las elecciones?

Nos han vendido que no tenemos que limitarnos a vivir con lo que tenemos, que podemos vivir por encima de nuestras necesidades, que todos tenemos derecho al chalet o la casa en la playa, de tener el último modelo de movil, ordenador, que la ropa es de usar y tirar, que lo normal es que si te cansas de tu pareja que te divorcies, que aparte de que la educación sea "gratis" (que la pagamos con nuestros impuestos) tenemos también derecho a que los niños coman gratis en el colegio, los traigan y los lleven gratis y los libros de texto. Que lo normal con 18 años es tener ya el primer coche. Que los problemas se arreglan con un botellón y música chunda chunda. Que si no te da la gana de usar métodos conceptivos y te quedas embarazada, no pasa nada, que puedes abortar tengas 15 años o 36, y que además te lo hace la seguridad social. Que puedes ir a un programa de televisión y ganar 100 € solo por sentarte en una silla.

Somos un país tan caritativo que cuando ha habido una catástrofe en otro, hemos sido el país que mas ayuda y mas dinero ha dado, que acogemos a cualquier enfermo de cualquier país para atenderle. Velamos más por los intereses de los demás que por el nuestro. ¿Y ahora que? Ahora que nosotros estamos mal, ¿quien se preocupa por nosotros? ¿quien nos ha ayudado con Lorca?

Piden explicaciones al gobierno de la situación, que compadezca el Presidente del gobierno. ¿Que le va a decir al pobre que después de 30 años trabajando y cotizando a la seguridad social se ha quedado en paro? ¿Le va a decir al pobre que todo el dinero que ha cotizado no lo tiene porque se lo han gastado?

Si, así es mi país. Alcaldes de pueblos millonarios, cobrando más que un alto funcionario de la administración, funcionarios que cargan sus gastos personales a la administración, ayuntamientos que destinan dinero a proyectos de cooperación fuera de España y dejan a sus ciudadanos/funcionarios sin trabajo, sin sueldo, que deben a los proveedores, que han derrochado el dinero de los contribuyentes. O altos cargos que se gastan el dinero público en drogas y prostitutas. Diputaciones que subvencionan actividades culturales y no subvenciona asilos de ancianos.

Estos son los valores que la sociedad nos está enseñando. Que todo vale, que nos podemos pisar, que podemos robar y que podemos salir impugnes. ¿Cual es la solución?
La solución pasa por un esfuerzo enorme, porque no es como si partiéramos de cero, sino que partimos por debajo de cero. Porque el dinero de la gente que lleva confiando en el sistema español se encuentra que todos sus años cotizados no le han servido de nada.
Sinceramente, no creo que el señor Rajoy vaya a hacer milagros, pero si que creo que por algo hay que empezar. Que es necesario ser conscientes que antes que ayudar a los demás tenemos que ayudarnos a nosotros, al país. Que España es primero que un congreso feminista en África, que aquí hay familias que viven de la caridad, que acuden a comedores sociales para poder comer, que están bajo la sombra de un desahucio.
Funcionarios de hacienda, auditores de ayuntamientos, querido gobierno, está muy bien eso de recaudar dinero, pero ¿quien controla el gasto? ¿quien regula los sueldos?

-Honrarás a tu padre y a tu madre.
-No matarás.
-No robarás.
-No levantarás falso testimonio ni mentirás.
-No codiciarás los bienes ajenos.
 No está de más recordarlos, ¿verdad?

martes, 8 de mayo de 2012

Antes de que cuente diez.

Puedo escribir y no disimular
es la ventaja de irse haciendo viejo
no tengo nada para impresionar
ni por fuera ni por dentro.

La noche en vela va cruzando el mar
porque los sueños viajan con el viento
y en mi ventana sopla en el cristal
mira a ver si estoy despierto.

Me perdí en un cruce de palabras
me anotaron mal la dirección
ya grabé mi nombre en una bala
ya probé la carne de cañón
ya lo tengo todo controlado
y alguien dijo no, no, no, no, no
que ahora viene el viento de otro lado
déjame el timón
y alguien dijo no, no, no

Lo que no llegará al final
serán mis pasos, no el camino.
No ves que siempre vas detrás
cuando persigues al destino.

Siempre es la mano y no el puñal
nunca es lo que pudo haber sido
no es porque digas la verdad
es porque nunca me has mentido.

No voy a sentirme mal
si algo no me sale bien
he aprendido a derrapar
y a chocar con la pared
que la vida se nos va
como el humo de ese tren
como un beso en un portal
antes de que cuente 10.

Y no volveré a sentirme extraño
aunque no me llegue a conocer
y no volveré a quererte tanto
y no volveré a dejarte de querer
dejé de volar me hundí en el barro
y entre tanto barro me encontré
algo de calor sin tus abrazos
ahora sé que nunca volveré.
 
Fito y Fitipaldis. Antes de que cuente Diez.