sábado, 30 de junio de 2012

Pequeña Caroline

Se que resulta extraño a estas alturas cambiar el blog de arriba a abajo, pero "De mi caja de Pandora" era demasiado largo. Por eso: Bienvenidos al blog de la Pequeña Caroline.
Lo esencial, se sigue manteniendo.

¿Por que Caroline? Por la canción de Amaral, Antártida, una canción que no me gustó desde un principio, pero que llama la atención por su ritmo y la letra. "Camina hacia la luz pequeña Caroline porque al final verás el reino de los cielos".
Y es que al final, no hago más que recordar lo que me dijo una de las monjitas de mi residencia: que todos tenemos el mismo camino, que no es otro que Cristo. Entonces es escuchar la canción Antártida y acordarme de la monjita. De ahí pequeña Caroline, porque "al final verás el reino de los cielos".

Raro, lo se. Pero también es porque en el fondo todos somos niños.

No es mi intención hablar de religión ni mucho menos. Entonces ¿que os vais a encontrar en el blog? Pues por un lado lo que ha está publicado, que como podéis ver son anécdotas, un intento de relato frustrado y opiniones personales (muy personales), citas que me han llamado la atención de libros o de algún blog... y por otro todas aquellas cosas que me vayan pasando y me apetezca publicar.

Como dice Fito y Fitipaldis: "no tengo nada para impresionar, ni por fuera ni por dentro". Y menos en la etapa en la que me encuentro. Pero eso no hace que me desaparezcan las ganas de tener el blog abierto.

Así que, gracias.

viernes, 22 de junio de 2012

Dimes y diretes

Ante todo quiero dejar claro una cosa, no me considero una víctima, ni me gusta hacermelo, ni parecerlo. Solo intento con esto expresar mi frustración ante algunos acontecimientos de mi vida.
Porque hay cosas que por lo menos a mi me hacen pensar en que igual tengo yo el problema. No lo se. Soy joven, salgo de fiesta los fines de semana y los domingos por la mañana acudo a Misa.
Creo que no hay nada de malo en acudir a Misa los domingos, al fin y al cabo para un bautizado, para un cristiano es celebrar la resurrección de Jesucristo y viene a ser algo "obligatorio" y lo pongo entre comillas porque cada uno es libre de hacer lo que quiere, y si no quiere ir no va, eso está claro. O eso pensaba yo hasta hace unos días.

Pero me encontraba tomando algo con los amiguetes y con algunos desconocidos en un furancho; que viene a ser como si en tu casa del pueblo que tienes viñas, das comida y vino en temporada a unos precios populares, y cuando el vino empezó a hacer estragos entre los asistentes, un amiguete me señaló y me dijo: "Mira! Está canción te pega a ti que es de Misa!". A todo esto, fue porque teníamos a gente detrás cantando canciones populares, y en una de estas llegó una lenta.
Los desconocidos le miraban con gestos de: bueno, no te pases. Y el insistió: ¡Es que no sabéis, es que ella va a Misa todos los domingos!. Entre una mezcla de asombro y de burla, como diciendo: "¿Como puede ir a Misa todos los domingos?" .Los desconocidos no sabían ni que decir, ni donde meterse.

Y me pregunto yo: ¿Es tan raro el hecho para que me señale con el dedo y monte un escándalo delante de gente que no me conoce? ¿Que es lo que le es tan extraño? ¿Es motivo de mofa o burla?
Lo que más me choca es que una persona de 35 años, mas o menos formada, que se supone que tiene una educación y digamos que está formada en una sociedad libre y es afín a determinadas ideologías, haga algo parecido.
"Las ideas se tienen, pero en las creencias se está" decía Ortega y Gasset. Y sobre esta base me pregunto: Si la base de nuestras ideas son nuestras creencias, ¿que es lo que cree él? ¿Sobre que ha creado su vida? Sus críticas tendran que ver con algo en concreto, digo yo. Igual le ha pasado algo, tiene algun trauma.
Pero, ¿eso le da derecho a atacarme a mi y a mis creencias tan cruelmente? ¿Hasta el punto de ridiculizarlas? ¿Acaso son contrarias a llevar una vida ordinaria?

¿Criticarías a alguien por salir todos los sábados? Piensalo, o por ir al cine, o comer en casa de su abuela todas las semanas. ¿Que pasa, que como no es ocio, se critica no? Igual deberíamos respetar lo que cada uno hace, independientemente si estamos de acuerdo o no.