martes, 31 de diciembre de 2013

Balances

Es el momento de comprobar si los propósitos de comienzo de año se han puesto en práctica o no. Ahí me cito:
Y se me presenta el año 2013 con mucha ilusión, con ganas de querer hacer cosas nuevas, de querer hacer las cosas bien, de seguir hacia delante. Tengo ganas de seguir creciendo y de seguir aprendiendo.
Tengo ganas de tener más Fe, más constancia, de perseverar en todo.
Tengo ganas de estar viva, de sentir, de reír y de llorar; de saltar, bailar y gritar. Ganas de abrazar y querer. Y sobre todo tengo muchas ganas de estar en paz.
Quiero desearos un Feliz 2013, que tengáis tantas ganas de empezarlo como yo, que dejéis que os sorprendan y que aprendáis de todo. Que si lo piensas bien, la vida te sonríe siempre y si no sonríele tu, que la gente vea que eres capaz de iluminar lo que sea.
A veces hace falta caminar en la oscuridad para poder ver la luz.
Si algo no lo quieres hacer no lo hagas, pero si quieres hacerlo no te quedes con la ganas, porque nunca sabrás lo que hubiera pasado si lo hubieras hecho. Arriésgate y toma las riendas, se fuerte y acata las consecuencias. Y sobre todo, no dejes que nada ni nadie te prive de ser feliz.
No se si tengo más Fe, no se si estoy perseverando, no se si tengo más constancia. Se que mis sentimientos son una montaña rusa, lo mismo lloro que río. Eso si, salto, bailo, canto, escribo... Las ganas de abrazar y querer no se me han ido. La Paz aun la sigo esperando.
Me he arriesgado, he tomado las riendas de mi vida, intento ir de frente y darle menos vueltas a las cosas que me importan.
Sigo intentando ser feliz cada día, a pesar de la tristeza, a pesar de las lágrimas.

No me gusta que se acabe el año, le diría que se quedase así, que no arranque de nuevo. El futuro me asusta.
Si tuviera que pedir algo para el 2014, pediría la felicidad de los demás. Si. He conocido a tanta gente estupenda en los últimos meses que todo iría para ellos. Me han dado más de lo que yo les pueda devolver. Me han ayudado tanto sin saberlo, que no sabría como agradecérselo.
Hasta me emociono de pensarlo. Si fuera capaz de demostrar lo que significan para mi...

A veces solo puedo sentarme a escucharles, solo puedo darles abrazos sentidos, solo puedo mirarles con amor y agradecimiento. Y aun así siento que no soy capaz de darles la mitad de lo que me dan. Este 2014 es por ellos. Por mi familia parroquial. Porque les quiero, así sin más.

lunes, 30 de diciembre de 2013

Heridas

Las heridas tardan en secar cuando se dedican a meter el dedo y a hurgar.
¿Queréis saber? Pues tened paciencia, escuchad atentas, intentad comprender y entonces sabréis las razones.
Cito la encíclica Deus Caritas Est: "El amor nunca se da por concluido y completado; se transforma en el transcurso de la vida, madura y, precisamente por ello, permanece fiel a si mismo. Querer lo mismo y rechazar lo mismo, es lo que los antiguos han reconocido como el auténtico contenido del amor: hacerse uno semejante al otro, que lleva a un pensar y desear común."

El amor permanece fiel a si mismo. Primer apunte.
Querer lo mismo y rechazar lo mismo. Segundo apunte.
Hacerse uno semejante al otro, que lleva a un pensar y desear común. Tercero y último.

Cualquiera que me haya conocido en estos años sabrá que nuestros caminos eran opuestos, nuestras formas de pensar opuestas y que llegó un punto de rechazo mutuo. Nada más que añadir. 
El resto es no querer hacer daño a la gente que quieres. No torturarse a una misma, no herirle a él.

Que si, que duele. Pero no había otro remedio.

Que te digan que das vergüenza ajena, palabras textuales dichas ayer, me da que pensar que era necesario para no ir a más. Los golpes siguen doliendo, pero se aprenden a llevarlos de otra manera.

viernes, 27 de diciembre de 2013

Canción de la semana

No es solo por el vídeo que me parece precioso Paris, la estética, el mensaje. También es la canción.

Begin Again - Taylor Swift.


Navidad

¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!
Es tiempo de invierno, de frío, de nieve, de ciclogénesis explosivas, de turrón, de villancicos...
Pero también es tiempo de LUZ, de PAZ, de ESPERANZA, de CARIDAD. Tiempo de volver a recordar cuando eramos niños, de recuperar la inocencia.


Una vez, siendo niña, porque seguía siendo niña con 8 o 9 años, el padre de una amiga en una cabalgata de reyes, me rodeaba con sus brazos y me decía:
-Iciar, ¿tu sabes quienes son los reyes magos?
Y yo, inocente, ingenua y sincera contesté sin dudar:
-¡Claro! Melchor, Gaspar y Baltasar. ¿Quien si no iban a ser los Reyes Magos?

Ese día no volvieron a hacerme esa pregunta, ni si quiera era capaz de sospechar lo que escondía esa pregunta. Y más en un día como ese.
Señores, eso es inocencia. No, la inocencia y la ilusión no se pierden al saber quienes son los reyes magos, la inocencia y la ilusión se pierden al saber la maldad de la gente. Cuando no eres capaz de ver una pregunta tal y como es, sino que eres capaz de ver más allá de ella.
A mi me gustaría ser esa niña de nuevo, aunque se que no es fácil.

Al menos, esta Navidad, si que espero luz, esperanza y caridad. Igual por encima de mis posibilidades, quizá más de la que me corresponde, quizá me desborda.
Lo que es impresionante es que aun me sobrecoja ir a Misa "sola" (porque realmente voy en comunión con toda la iglesia) y me sienta tan acompañada, ver que la iglesia está llena y oír ese murmullo de gente cantando a la vez porque es Navidad. Son esas mariposillas en el estómago. Es un: te necesito y un gracias eterno.
No me importa que mi familia no me acabe por comprender, ni si quiera que no me acompañen. Esta mañana me levanté, le di un abrazo a mi madre y le dije: te quiero.
Ella lo esperaba desde hace meses, y yo igual sobrepasada no era capaz de darselo. A pesar de todas las broncas que me lleva echando desde hace meses, hay veces que una necesita expresar todo lo que siente y creo que pocas veces he sido tan sincera como hoy.
Por algo se empieza,

viernes, 20 de diciembre de 2013

Domesticada


-¿Que significa <<domesticar>>?
-Es una cosa demasiada olvidada -dijo el zorro-. Significa <<crear lazos>>.
-¿Crear lazos?
-Sí -dijo el zorro-. Para mí no eres todavía más que un muchachito semejante a cien mil muchachitos. Y no te necesito. Y tú tampoco me necesitas. No soy para ti más que un zorro semejante a cien mil zorros. Pero, si me domesticas, tendremos necesidad el uno del otro. Serás para mí único en el mundo...

El Principito. Antoine de Saint-Exupéry

lunes, 16 de diciembre de 2013

A la espera

Y te miro a Ti, traicionado, humillado, traspasado. Te miro en lo alto, con los brazos extendidos, diciendo: perdónales. Amando hasta el final.
Te miro y me dices que no hay nada que no hayas pasado antes. Me dices que me curarás, que aprenderé. 
Y me encuentro entre sollozos diciéndote que te quiero, una vez más, diciéndote: hágase.
Te digo que no puedo y me dices que contigo si. Que no me dejarás caer.
Me dices que te espere con el corazón abierto, que vienes pequeño, débil e indefenso. Que vienes con tu luz. Y me calmas. 

viernes, 13 de diciembre de 2013

Recuérdame

Los recuerdos que dejan las personas se desvanecen con los años. No importa quién haya sido uno ni lo que haya hecho. A medida que el paso del tiempo va agrandando el abismo entre el pasado y el presente, a medida que también desaparecen aquellos a quienes un día importamos, la memoria de cada uno de nosotros está destinada a deshacerse suavemente hasta que no quede nada. Por supuesto hay seres que parecen haberse librado del olvido: sus nombres están pomposamente recogidos en los libros y en los tratados de historia. Pero aun así, incluso el recuerdo de aquellos que fueron gigantes acaba por perder su peso específico hasta quedar prácticamente en nada. Hubo un tiempo en que un continente entero abría los ojos al escuchar el nombre de Napoleón, pues los que no le admiraban al menos le temían. Dos siglos después, si a un adolescente europeo le preguntasen por el terrible corso, probablemente se limitaría a carraspear y a decir: <<Ehhh... hizo cosas, desde luego... tuvo mucho poder, ¿no? Estuvo en varias guerras... y murió en una isla, o algo así.>> No, tampoco quienes fueron gigantes sobreviven a la corrosión del tiempo.
Marta Rivera de la Cruz. La boda de Kate. 

viernes, 6 de diciembre de 2013

Canción de la semana

Seguro que estabais echando en falta esta sección que se ha convertido en esporádica.

Como lo tienes tu- Pereza

Soy como tú estás, soy como te sientas, 
soy Satanás, soy la Cenicienta. 
Soy una bala, soy un tirano, 
soy malo malo 

Soy un aprensivo, me sigue la enfermedad, 
soy un tío vivo, soy un tipo de verdad. 
Soy caro cuando hay vicio, 
soy igual desde el principio 
y hasta el final 
es lo que tengo, es lo que hay, 
tengo una paja mental, 
que ya no sé de qué va. 

Un día quiero dejar el mundo entero por ti, 
la misma noche me aburro y no eres para mí, 
como quisiera tenerlo tan claro como lo tienes tú. 
Un día quiero dejar el mundo entero por ti, 
la misma noche me aburro y no eres para mí, 
como quisiera tenerlo tan claro como lo tienes tú. 

Soy el capitán de mis cosas, vivo 
siempre a tu lado sin estar contigo. 
Es una deuda que nunca pago, 
soy vago vago. 

Soy un torbellino, nada me puede parar, 
soy un fugitivo, todos me quieren cazar, 
soy fácil y lo admito, 
soy igual, pero distinto 
y hasta el final 
es lo que tengo, es lo que hay, 
tengo una paja mental, 
que ya no se de qué va. 

Un día quiero dejar el mundo entero por ti, 
la misma noche me aburro y no eres para mí, 
como quisiera tenerlo tan claro como lo tienes tú. 
Un día quiero dejar el mundo entero por ti, 
la misma noche me aburro y no eres para mí, 
como quisiera tenerlo tan claro como lo tienes tú. 

Guau! 

Cómo quisiera tenerlo tan claro como lo tienes tú. 
Un día quiero dejar el mundo entero por ti, 
la misma noche me aburro y no eres para mí, 
como quisiera tenerlo tan claro como lo tienes tú. 
Un día quiero dejar el mundo entero por ti, 
la misma noche me aburro y no eres para mí, 
como quisiera tenerlo tan claro como lo tienes tú 
como lo tienes tú, como lo tienes tú, 
como quisiera tenerlo tan claro como lo tienes tú 
como lo tienes tú, como lo tienes tú, 
como quisiera tenerlo tan claro como lo tienes tú 

martes, 3 de diciembre de 2013

Divagaciones

Podría escribir un montón de cosas, ir dejando puntos claros, incluso podría ponerme a divagar cosas sin sentido. Pero ¿para que?
Un día ves las cosas bien, al siguiente las ves mal. Es una cal y otra de arena. Es tensión por tensión. Daño gratuito.
Se por donde voy, como voy y con quien voy. Se cual no es ya mi camino. Y aun así, es como quien tiene miedo a pisar un huevo y va despacito, de puntillas.
Pero darle a la cabeza vueltas para entrar en una espiral de incertidumbre, miedo y desesperación no va a conducir a nada.
Así que me rindo. Tiro la toalla. Hazme de nuevo, empecemos de nuevo.