martes, 25 de febrero de 2014

Pasos

Tengo 25 años y yo, como a tantas otras personas, me cuesta olvidar y eso que yo no me he pasado estos 25 años, 365 días allí. Pero yo lo que he vivido es verdad, aunque sea solo una pequeña parte de lo que ha pasado, supongo.

Como yo, otros niños españolitos habrán crecido con un grupo terrorista. Con la banda terrorista ETA. Y ahora nos venden un desarme. ¿No tenemos derecho a que nos dejen de mentir? ¿a vivir en paz?

A mi me cuesta olvidar a los encapuchados persiguiendo y quemando autobuses. Me cuesta olvidar las miradas huidizas de la gente y las conversaciones en susurros. Me cuesta olvidar las manifestaciones con los antidisturbios lanzando pelotas de goma. Me cuesta olvidar las pintadas. Me cuesta olvidar los contenedores ardiendo, los cocteles molotov. Me cuesta olvidar las pancartas en las iglesias. Me cuesta olvidar como me temblaban las piernas por la calle Juan de Bilbao. Me cuesta olvidar los escoltas de los concejales.

Vale que es un paso para el desarme de ETA, pero lo que han hecho es una pantomima. Una tomadura de pelo para los españolitos y los verificadores. Se están riendo de las víctimas. Es una vergüenza.

Hace unos años coincidía en un autobús con una señora que conocía a miembros de la banda terrorista que justificaba los atentados por la represión del franquismo. Pero desde 1978 estamos en una Monarquía Parlamentaria, una democracia, en la que ya no hay represión por parte del franquismo. En donde los derechos se reclaman en las urnas negociando con el gobierno central. Donde hay libertad, y un gobierno regional votado en la Comunidad Autónoma.
Me decía que había terroristas que habían colaborado en atentados de diversas maneras y que estaban arrepentidos, pero que estaban fugados porque les iban a detener.
¿Y como no hacerlo? ¿A caso no tuvieron elección? ¿A caso no pueden hacerse cargo de su responsabilidad?

Una de las condiciones para el desarme es que no haya detenciones. Por otra parte también piden un acercamiento de los presos al País Vasco. ¿Como va a haber acercamiento si no hay un desarme y disolución de la banda terrorista? ¿Que es esto? ¿Otra tomadura de pelo a tanta gente que ha tenido que irse de su ciudad y a las víctimas?

¿Como pueden pedir una libertad que ellos han negado a tanta gente durante tantos años? La violencia nunca justifica nada. Y da igual el color político, el miedo se respiraba por todos lados en San Sebastián, por ejemplo. Nunca sabías quien podía estar escuchando o a quien podía conocer.

Al menos se están dando pasos, pero son insuficientes. La única manera es la rendición.

miércoles, 19 de febrero de 2014

Cuestiónate

¿Es así como quiero que sea mi vida? ¿significa algo diferente para mi?
¿Es necesario estar siempre tan seguros, hay que tenerlo todo tan claro para atrevernos a abandonar lo que no nos gusta de nuestra vida, para tener una vida bella? Sí, una vida bella. Y ¿es la vida la que de repente decide ser bella para ti o eres tú el que puedes hacer que lo sea?

Esta noche dime que me quieres. Federico Moccia.

Preguntas que lees antes de dormir, que te mantienen en vilo por la noche, que te hacen tener diálogos internos. Una semana entera reflexionando. En breves opinión del libro. Hoy no. Todavía no.

Os dejo la banda sonora de esta semana. No podía ser de otra manera: Tiziano Ferro. El amor es una cosa simple y La última noche del mundo. (Esta última me encanta)




viernes, 14 de febrero de 2014

14 de febrero

"Aunque hablara las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, soy como campana que suena o címbalo que retiñe. Y aunque tuviera el don de hablar en nombre de Dios y conociera todos los misterios y toda la ciencia; y aunque mi fe fuese tan grande como para trasladar montañas, si no tengo amor, nada soy. Y aunque repartiera todos mis bienes a los pobres y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, de nada me sirve.
El amor es paciente y bondadoso; no tiene envidia, ni orgullo, ni jactancia. No es grosero, ni egoísta; no se irrita ni lleva cuentas del mal; no se alegra de la injusticia, sino que encuentra su alegría en la verdad. Todo lo excusa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo aguanta."
1 Cor 13 (1,8)

¿A que soy previsible? Ya que es el día de los enamorados, o eso dicen, me ha parecido interesante recordar este fragmento de la primera carta del Apóstol San Pablo a los Corintios.

¿Que tienes pareja? Dile como cada día que le quieres. ¿Que no tienes pareja? Recuerda que amante es el que ama. ¿Eres capaz de amar? Pues ya está. Amar no excluye el sufrimiento, de hecho yo hasta me atrevería decir que el que más ama, es el que más sufre.
Hay quien no entiende ese sufrimiento. Pero yo siempre he creído que en el sufrimiento se crece, se aprende. Y no voy a mentir, pero si tengo que mirar a alguien como ejemplo es a Jesús.
En los momentos de sufrimiento siempre le miro a Él. Alguna vez he sentido como se me rompía el corazón, se me nublaba la razón de dolor, se me inundaban los ojos de lágrimas y un grito mudo desesperado me oprimía. Y me sumergí en la oscuridad. Pues en esa oscuridad total, me fuí arrastrando hasta Él, sin reproches. Le pedía: sáname, cúrame. Vagué como alma en pena. Empecé a pedirle luz y Él sólo me pedía una cosa: paciencia.
Y es cierto. Con paciencia y dejándole hacer, vuelves otra vez poco a poco a ver la luz. Todo lo excusa, todo lo cree, todo lo espera y todo lo aguanta. En el amor es posible llevar el sufrimiento. Y Él me lo demuestra cada día. Él que murió por amor, para salvarnos a todos. Él.

viernes, 7 de febrero de 2014

canción de la semana

Vuelvo si. Con ganas, con fuerza, con ardor.
Todo arde- La vieja morla con María Villalón.


¿Quien soy yo para decir que el fuego en el que ardo ya no me quema la piel?

martes, 4 de febrero de 2014

El dolor III

"Sé que es absurdo renunciar a un placer porque se le niega a otra persona, prohibirse una alegría porque alguien es infeliz. Sé que a cada instante, mientras reímos y bromeamos tontamente, en alguna parte alguien agoniza y muere entre estertores en la cama, que detrás de mil ventanas acechan la miseria y el hambre, que hay hospitales, canteras y minas de carbón, que en fábricas, oficinas y prisiones innumerables personas están sometidas en todo momento a un trabajo de esclavos y que  en nada les alivia las penas el que otro se mortifique sin sentido. Tengo muy claro que si alguien quisiera empezar a imaginarse las miserias que se dan simultáneamente en este mundo, se le truncaría el sueño y se le borraría la sonrisa de los labios. Pero nunca es el dolor imaginario e imaginado el que consterna y anonada, sino que sólo el que el alma ha visto realmente con ojos compasivos es capaz de perturbar de verdad."

Stefan Zweig. La impaciencia del corazón.

Un Dios a mi Medida

Un Dios a mi medida. Padre Ángel Espinosa de los Monteros.


Echar un vistazo. Es divertido y con mucha razón. Si tenéis tiempo adelante.