sábado, 29 de marzo de 2014

Nada basta

Toda una vida no basta sin Él.
Si existe Dios debe acordarse de mi aunque se que entre Él y yo el cielo tiene solo nubes negras, le rogaré, le buscaré, lo juro le encontraré aunque tuviera que buscar en un millón de estrellas. En esta vida oscura, absurda, sin Él, siento que se ha convertido en centro y fin de todo mi universo. Si tiene límite el amor lo pasaría por Él y en el vacío inmenso de mis noches yo le siento.
Se fue - Laura Pausinni

De vez en cuando a una le invade el romanticismo y una alegría incontenible. ¿Para que voy a explicarlo si ya lo hacen por mi?

viernes, 28 de marzo de 2014

Canción de la semana

No Está Todo Perdido - Ella Baila Sola


No está todo perdido 
sólo es un agujero en tu abrigo 
todavía hay calor 
para dar a los dos 
en los días de frío 

no recurras siempre al olvido 
no me dejes pensar 
que te puedo salvar 
busco a alguien que quiera 
quererme sin ningún motivo 

y cuánto tiempo ha de pasar 
si menos es más 
no encuentro a quien 
que ha dado el cien por cien 
quiera volver atrás 
nos queda tanto tiempo tanta soledad 
si menos es más 
cuando el desdén se mueve con desdén 
no hay quien los pueda separar 

no le busques sentido 
sólo es otra piedra en el camino 
si te quieres quedar dile a tu corazón 
que camine conmigo 
no decidas siempre lo mismo 
no me busques si no hay tiempo 
para buscar 
a ese alguien que quiera quererte 
sin ningún motivo 

y cuánto tiempo ha de pasar 
si menos es más 
no encuentro a quien 
que ha dado cien por cien 
quiera volver atrás 
nos queda tanto tiempo tanta soledad 
si menos es más 
cuando el desdén se mueve con desdén 
no hay quien los pueda separar

martes, 25 de marzo de 2014

Maquillaje

Piensa en todas las capas de maquillaje que lleva encima. Y ahora, frente al espejo, observa quieta su reflejo. Empieza a desmaquillarse, a contar los algodones. Mira todo lo que deja en ellos.
Observa con detenimiento su cara blanca, con sus imperfecciones, sus mejillas sonrosadas, sus ojos cansados y sus labios sin carmín.
Se mira y se pregunta: ¿que he ocultado hoy?

Salió a la calle, melena al viento, recién lavada y peinada, pantalones ajustados, tacones de 8 centímetros, labios rojos, el rimmel infinito, la sonrisa profident. Pero, ¿sabías una cosa? Cuando llega a casa, la sonrisa se le borra, se baja de los tacones, se recoge el pelo y se quita el maquillaje.
Ya no hay nadie que le diga: hay que ver lo guapa que vienes hoy o traes los mismos pendientes que ayer. No hay nadie que le diga: te veo estupenda.

Solo está ella, ella y su reflejo en el espejo. Ella y la realidad de frente. El resto son sólo máscaras.

viernes, 21 de marzo de 2014

Cuaresma

Siempre he creído que la Cuaresma es tiempo de gracia, aún estando en el desierto. Y hoy, mientras trabajaba con un texto de mi arzobispo D. Julián Barrio para la publicación que tenemos en mi parroquia, he creído conveniente publicar aquí unas palabras de aliento, que nos deja para esta Cuaresma.

Una vez pulido nuestro corazón y nuestros sentidos por la misericordia de Dios, podremos finalmente aceptar amorosamente nuestra verdad. Por eso cuaresma quiere decir tiempo de esperanza. ¡Cuántas veces nos engañamos al pensar que Dios sólo está en la llanura de la vida cotidiana, no en la cima de la contemplación de nosotros mismos. Muchas veces no nos encontramos con Dios, sencillamente, porque cuando pensamos que sólo lo podemos alcanzar en lo sublime, Él, mientras tanto, nos aguarda paciente en lo más humano. Es verdad: necesitamos el arte de esperar, el tiempo es el mensajero de Dios. Concorde es nuestra experiencia de fe, que atestigua que en los momentos de nuestra vida en los que Dios parecía ausente, allí, sin embargo, estaba actuando con su presencia.
El seguimiento de Cristo es más fácil para todos cuando sentimos que nos regala sus dones y virtudes, cuando somos conscientes de que estamos creciendo, como Él, en estatura humana y en gracia de Dios; pero también hemos de vivir este seguimiento en los días de la vida cotidiana en los que no experimentamos tales efectos. La cuaresma es el tiempo que nos reconcilia con la realidad, con la semilla que somos cada uno de nosotros. Por eso, ¡no nos apeguemos a los dones de Dios, sino a Dios mismo! Seamos en esta cuaresma humildemente ambiciosos, pues Cristo no quiere que nos contentemos con sus regalos y dones, ya que busca darse por entero a cada uno. Cuando por nuestra obstinación sea nuestro pecado lo que nos aparte de Él, ¡no desesperemos! Dios siempre nos espera para perdonarnos con su bondadosa misericordia.

viernes, 14 de marzo de 2014

No te rindas.

¿Y quien no anda, a veces, medio ciego, un poco torpe, desconcertado, camuflando las incertidumbres tras seguridades de papel?
Los días grises, respeta el desaliento, sin darle el cetro y la corona.
En batallas y tormentas, soledades y deserciones, en esos días grises que todos tenemos... ¡No te rindas!

Resistencia:
No te rindas, aunque a veces duela  la vida.
Aunque pesen los muros y el tiempo parezca tu enemigo.
No te rindas, aunque las lágrimas surquen tu rostro y tu entraña demasiado a menudo.
Aunque la distancia con los tuyos parezca insalvable.
Aunque el amor sea, hoy, un anhelo difícil,
y a menudo te muerdan el miedo, el dolor, la soledad,
la tristeza y la memoria. No te rindas.
Porque si sigues siendo capaz de luchar, de reír, de esperar,
de levantarte las veces que haga falta.
Tus brazos aún han de dar muchos abrazos, y tus ojos verán paisajes hermosos.
Acaso, cuando te miras en el espejo, no reconoces lo hermoso, pero Dios si.
Dios te conoce, y porque te conoce sigue confiando en ti, sigue creyendo en ti,
sabe que, como el ave herida, sanarán tus alas y levantarás el vuelo, aunque ahora parezca imposible.
No te rindas.
Que hay quien te ama sin condiciones, y te llama a creerlo.

Gracias a @jmolaizola . Su Time Line de Twitter es genial. Es un sacerdote jesuita.

domingo, 9 de marzo de 2014

Diálogos

- ¿Niña que te pasa?
- Que no estás. Eso es lo que me pasa.
- ¿Como que no estoy? ¿Entonces que estoy haciendo?
- Si estás... ¿como es que estoy mal? ¿por que no me siento consolada? Me estás dejando a mi suerte, me estás dejando en el desierto.
- ¿Cuando aprenderás que no he sido yo el que me he ido sino tu? Te encerraste en tu propio dolor y aunque acudiste a mi, dejaste de escucharme. Buscaste consuelo en otras palabras, en otros brazos, en otras manos.
- ¡No! Tu me estás dejando tirada, vapuleada, al borde del camino. Antes, cuando estaba sola, estabas, siempre estabas sacándome una sonrisa. ¿Y ahora? ¿crees que no te necesito? te necesito quizás más que antes.
- Niña, ¿a caso no ves todo lo que te voy dando? Ahora no estás sola. Y sabes que no estás tan mal. Me necesitas, claro que si, pero no de la forma que tu quieres. Te hablo y te quiero, pero no me escuchas y crees que mis caricias no son suficientes.
No te estoy reprochado nada, pero necesitas este desierto. Necesitas abrir los ojos y escuchar. Necesitas volver a abrirme tu corazón. Necesitas tu tiempo. Tiempo para reflexionar y ordenarte. Estamos empezando de nuevo y lo sabes. Deja de alterarte, deja de luchar. Simplemente ríndete y ven. Que ya te lo he dicho, estoy aquí esperando por ti.
- Pero... Pero... Pero...
- Pero nada. Deja de hacer pucheros que eres mayorcita. Deja de enredar, que luego acabas mal. Deja que los demás hablen y aprenderás. Créeme cuando te digo que eres demasiado impaciente. Aunque no te lo creas haces mucho. De forma invisible, pero lo haces. Aparca tu ira y se dócil. Acuérdate, no te dejes ir y déjate encontrar. Recuerda lo que te dije: el resto se te dará por añadidura. Así que no te preocupes y ven.