miércoles, 19 de julio de 2017

Amor

Si te quedas anclado en una percepción del amor como esa sensación tremenda, intensa, apasionante, romántica, que cuando te posee te vuelve loco, te sube al cielo y te hace cantar, entonces tendrás que perseguirlo cada vez que cambie de forma, resignándote a nunca poseerlo.

En la vida, ojalá, amas y eres amado. Y con toda la limitación que uno también tiene a la hora de amar.Sin mitificarlo ni darlo todo por supuesto. Y reconociendo sus muchas caras: amor que es pasión, que es sed, que es encuentro, que es proyecto, que es apertura, que es paciencia, que es dedicación.
Lo único que está en nuestra mano es amar. Dar, sin saber lo que recibirás a cambio. Ofrecer sin exigir. Muchas frustraciones y heridas arrancan de la exigencia asociada al amor. En realidad si fuéramos capaces de vivir el amor desde la libertad, ello nos haría muy dichosos. Sin estar atados a una respuesta, aunque podamos desearla mucho.
Tampoco el propio amor se impone a otros. Hay ocasiones en que ofreces tu tiempo, tu vida, tu cariño, tu amistad, tu compañía... y toca aceptar que alguien puede no querer compartir esa parte de tu vida. O no compartirla con la misma intensidad o de la misma forma. Y a veces nos tocará pasar página, decir adiós y seguir caminando, queriendo, quizás a distancia.

En definitiva, lo que está en nuestra mano es gastarnos con otros, por otros y en otros. Y por el camino encuentras -ojalá- respuestas, aprecio, ecos, abrazos, palabras. Pero al final lo único que de nosotros depende es nuestra capacidad y disposición de querer. Tengo todo el derecho del mundo a pedir y esperar respuesta, pero esa respuesta es libre. Lo que a nosotros nos toca es la determinación de querer bien a los otros. A justos e a injustos. A buenos y a malos. A listos y a necios. A guapos y a feos... Con todos los matices que la vida nos vaya poniendo, conscientes de que no hay dos relaciones iguales, y sabiendo también que eso no va a ser un amor bucólico y pastoril ni una negación de las dificultades propias del mundo de las relaciones. Pero una de nuestras mayores grandezas es esa disposición a amar gratuitamente, sin precio ni canje alguno.

Vamos pasando de ser queridos a querer. Quizá podemos querer precisamente porque hemos sido bien queridos. Ésa podría ser nuestra bandera. Querer como mejor sepamos. Poblar nuestra vida de nombres. Sin mitificar tampoco el amor ni esperarlo perfecto, pues nuestro amor es limitado, como limitados somos nosotros que amamos. Apostar por el amor generoso y gratuito, aunque a veces nos descubriremos suspirando por respuestas, abrazos o caricias que no siempre llegarán. Gritar y anunciar que es posible esa disposición a la entrega total, aunque a menudo nosotros mismos nos sabremos atrapados en nuestras mediocridades, nuestra incertidumbre y nuestros miedos. Exponer el corazón, aunque se te rompa un poco a veces. Amar. Día a día. Toda la vida.

La alegría, también de noche - José María Rodríguez Olaizola

No hay comentarios:

Publicar un comentario