miércoles, 17 de agosto de 2011

Raros equilibrios

Si algo he conseguido aprender este año es aceptarse a uno mismo. Conseguir verse a uno mismo por dentro, con sus virtudes y defectos, y aceptarse. No aceptarse de conformarse, sino fomentar lo bueno e intentar reducir lo malo que tienes. No cambiar completamente, no intentar ser una persona distinta.
Hay veces que efectivamente no encajas en un sitio, y da igual lo que hagas, no vas a encajar. Por encima de todo eso hay unos valores, principios tuyos y de nadie mas, que no puedes perder.
Yo tenía un sueño, y no iba a dejar que nadie ni nada acabara con el, me esforce, lo consegui, sobrevivi y no solo eso, hasta disfrute.
Y cuando por fin encuentras ese hueco que lleva años conseguirlo, es cuando se acaba.
Lo peor no es que se acabe, sino que eres consciente de que tiene que acabarse porque ese hueco que tu creeias haberte hecho, no es mas que una fachada de humo, que hace que este tiempo se haya convertido en una mentira, en una ilusión. Que hace que te preguntes si realmente disfrutaste o simplemente creias que estabas disfrutando.
A veces simplemente creo que necesitaba algo a lo que agarrarme para poder llevar las cosas mejor, pero eso no quitaba que fuera consciente de que era eso, algo temporal hasta poder volver.
Si en todo este tiempo no hubiera gente que se que de corazón me ha querido, me ha apoyado y que siempre ha estado ahi de alguna manera u de otra, nada de todo aquello hubiera tenido sentido.
Porque a veces nos cuesta ver lo bueno de las personas, pensamos que es lo normal y que no hace falta ensalzarlo, pero nos equivocamos. Es bueno recordar esas cosas buenas que todo el mundo tiene.

Creo que simplemente hay que hacer las cosas, para poder saber si algo nos gusta o no, si queremos seguir por ese camino o no. Siempre se esta a tiempo de rectificar, sino siempre nos quedaremos con la duda de: y si?
Si las circunstancias y mis ganas de seguir hacia delante hubieran sido distintas jamas hubiera aprendido todo lo que aprendi durante este tiempo. Aprender tanto de la soledad, de los amigos, de uno mismo...
Muchas veces la vida nos da una lección de humildad, y es con eso con lo que me quedo. Cuando todo te sonrie y con esa fuerza emprendes cosas nuevas siempre te dice: Ey! quieto parao! A donde te crees que vas?
Gracias a Dios abrir los ojos siempre supone un cambio, poder reconocer tus errores e intentar enmendarlos de alguna manera tambien.
Es muy facil seguir andando en los buenos momentos, lo dificil es hacerlo cuando has tropezado y estas en el suelo. Ahí es donde se demuestra la fortaleza de uno mismo, y el apoyo de la gente que te rodea.
Todo este tiempo no ha sido fácil, ha habido altibajos, buenos y malos momentos, mas malos que buenos, pero lo importante es haberlo hecho, haber cerrado una etapa que solo se puede hacer una vez en la vida. Y yo me alegro de haberla cerrado, con lo bueno y con lo malo; porque sin todo eso, no habria llegado al punto donde estoy.

viernes, 5 de agosto de 2011

5 años

Ni mas, ni menos. Cinco años llevo con mi novio. Una relación que empezó el 5 de Agosto de 2006.
Parece mucho tiempo, pero se me han pasado volando y además parece que llevo toda mi vida a su lado.

Ayer me preguntaban cual era el secreto para aguantar 5 años con una persona distanciados. Porque efectivamente llevabamos 5 años separados por 600 km,
Asi que me puse a pensar la formula.
Llegue a la conclusión de que lo que nos había ayudado a superar estos cinco años habia sido el respeto, la fidelidad y sobre todo, el motor que mueve el mundo, el amor.
Suena cursi verdad? Pero el amor es lo que hace que todo encaje, que se perdone todo, que todo vuelva a su cauce.
¿Cuantas veces habre hablado mal de él? Muchisimas, pero lo fácil es reconocer los defectos, y lo dificil es ensalzar las virtudes de una persona.
Así que hoy hablare solo cosas buenas de el. Hoy es su día.
El es natural, diria que demasiado natural a veces, pero lo es. Le encanta hacerme reir, le encanta ser el centro de atención aunque no le guste reconocerlo. Le gusta que le den mimos a todas horas, que le cojas la mano, que le acaricies el pelo, que le digas que le necesitas.
Le encanta darme celos para oirme gruñir mientras se rie de mi. Le encanta llamarme pesada cuando no tiene argumentos para revatirme o cuando no quiere contestarme a algo.
Me encanta picarle y luego ir a darle mimos y que se le pase el enfado, me encanta cuando intenta hacerse el enfadado y se rie y me dice: ¿que? y es imposible que no se ria.
Me encanta cuando me mira, porque se lo que siente cuando me mira. Se que me quiere solo con mirarle a los ojos. Eso es lo mejor que tiene. Que me quiere de verdad.
Mi novio es sonambulo y un día decidí preguntarle que a quien quería él cuando estaba dormido. Y me dice: A Ici! y en sueños además sonrió.
¿Necesito algo mas para saber que me quiere?

Si no tuvieramos una forma de ser tan parecida estoy segura que las cosas no hubieran funcionado igual. Pero tambien os digo, sino hubiera amor mutuo, tampoco.
Nos queremos con nuestras virtudes y sobre todo con lo más importante, con nuestros defectos.
Pasamos momentos buenos y momentos malos, pero los pasamos. Y aunque a veces parece que cada uno está en su mundo y que no se pueden mezclar, siempre hay alguna manera de coincidir.
Soñadores compulsivos, idealistas, pasotas, cariñosos y sobre todo reales.

Se que la prueba de fuego está por llegar, pero tengo fe en que la superaremos.

lunes, 1 de agosto de 2011

La casualidad

Las casualidades no existen. Es solo un plan del destino para hacernos reflexionar.
O como diria mi grupo favorito: "La casualidad se puso el disfraz de una mariposa, que al vuelo se entrego y soltando su efecto, nos acaricio."
No se puede huir del destino, cada uno tiene su plan, y siempre se acaba cumpliendo. Algunas cosas aparecen en forma de casualidades.. Otras no...

[...] "En cualquiera de ls casos, la lógica elemental aconsejaba una discreta retirada, pero yo no actuaba con lógica. A lo largo de mi vida he podido experimentar esto: que me comporto timidamente hasta un punto, sobrepasado el cual, pierdo el control de mis actos y cometo los mas inoportunos desatinos. Ambos extremos, igualmente desaconsejables pero alejados del justo medio, han sido la causa de todas mis desdichas. Con frecuencia, en estos momentos de reflexión, me digo q no se puede luchar contra el caracter y que naci para perder en todas las batallas. Ahora que la madurez me ha vuelto mas sereno, ya es tarde para rectificar los errores de la juventud. La perspectiva de los años solo me ha traido el dolor de reconocer los fracasos sin poder enmendarlos.


¿Que habria sido de mi vida si en aquella ocasion hubiera retrocedido, sofocado mis disparatados impulsos y olvidado la insana idea q m arrastraba? Nunca lo sabre. Tal vez se habrian evitado muchas muertes, tal vez yo no estaria donde estoy. Solo se que al abrir la puerta de aquella habitacion abri tb la puerta de una nueva vida para mi y para cuantos m rodeaban."[...]


Y es que a veces, solo a veces, me encantaría poder retroceder en el tiempo y cambiar las cosas. No haber visto aquel cartel, no haber hablado con tal persona... Simplemente que no hubiera pasado.
Pero las cosas son así, pasan, y ahora no puedo negarlas, aunque lo desee con todas mis fuerzas.
Aquello supuso un punto de inflexion en mi vida, para bien y para mal. Y ahora no hay manera de cambiarlo.
Hay que tener cuidado con las cosas que deseas, porque a veces se cumplen, y no te imaginas la cantidad de consecuencias que tiene.

texto: La verdad sobre el caso Savolta.