martes, 1 de noviembre de 2011

Clarise

Estaba viendo la relación mantenida por el Docotor Hanibal Lecter y Clarise, y me daba realmente envidia. Solía decir: "Clarise es una volteadora, se lanza al aire da una voltereta y cae en picado".
Lo cierto es que aun sabiendo como era Lecter, Clarise confiaba en él, en que nunca iria a por ella. Desarrollaron una relación basada en admiración y respeto. El se sentía atraido por ella, de una forma delicada, como protectora, aunque a veces le hiciera ver la mas cruda realidad, intentaba saber mas de ella, y ella se dejaba querer.
Clarise en cambio, policia convencida, se desvivia por el FBI, la trataban inlcuso mal, y aun así creía en lo que hacia, creo que eso es lo que admiraba Lecter de ella, su tesón, su fortaleza. En los momentos mas duros intento proteger a Lecter, sabia cual era su sitio y confiaba en el, dejó que el supiera mucho mas de su vida que cualquier otro. Nunca dejo de pensar en él, como ella decía, siempre le dedicaba 30 segundos al día.
En el momento crucial de su relación, el con suma elegancia se sacrifica por ella, se corta una mano y se va. Como siempre, el gran Hanibal, el canibal, el asesino, se sacrifica por Clarise y se va.

Es una relación que solo lleva a la destrucción y en cambio ahí estan, estudiandose uno al otro, descubriendo cosas de cada uno. Encontrandose y capturandose, intercambiando información.

Y si, siento envidia. Me hubiera gustado llegar a ese tipo de relación de mutua admiración y respeto. Saber que ha escondidas algo, lo más mínimo le he preocupado. Que no fui un número más. Que no quiso manipularme en ninguno de los sentidos.
Supongo que pienso, que como Clarise, en el fondo siempre hay una razón, algo que justifica sus malas acciones, pero que ello no le exime del castigo.
¿Hubiera sido el capaz de engañarme de tal manera? ¿De inducirme a tal convicción? ¿A caso ganaba algo conmigo? Solo frenan mis impulsos de saber las respuestas, las penas ahogadas diciendo que es mejor así. Que puedo ser feliz siendo una ingnorante y que la verdad solo traera más pena.
En estos momentos de reflexión me digo que la sensación de que nada debió empezar me persigue una y otra vez, y que ya no se si todo fue real o fue una maniobra de engaño. Solo estoy segura de algo, de que se acabó, aunque yo piense en ello todos los días.
Tendré que crearme pues una coraza todavia mas resistente, incluso ante los que se muestran vulnerables, porque aquellos, a veces te hacen mas daño que cualquiera.